Pesca y Marcado de Truchas

Seguiran vivas luego de la captura?

Por: Exequiel Bustos


Iniciamos la temporada de pesca y trabajo 2013-2014 en la Quebrada del Cóndor, Tupungato Mendoza Argentina, con la idea de conocer un poco más acerca de las truchas que pescamos habitualmente en ese frágil curso de agua. La pregunta de qué pasará con la trucha luego que la devolvemos siempre está latente en la cabeza de los pescadores, lejos de lograr una respuesta acabada a esta pregunta, nos dispusimos a conocer un poco más acerca de ello.

El A° Negro, es un pequeño arroyo que fluye entre vegas Alto Andinas en la zona de las Carreras, Tupungato. La belleza paisajística y lo prístino del ambiente lo hace un lugar hermoso para practicar la pesca con mosca. Su tamaño es considerablemente pequeño, pudiendo saltarlo de lado a lado  en la mayoría de los lugares. Presenta un ensamble de peces con características de tamaño muy notorias, ya que posee individuos de muy buen porte, sobre todo considerando el tamaño del arroyo. Existen truchas arco iris (Onchorinchus mikis) y fontinalis (Salvelinus fontinalis) que según el comentario de los dueños de la Estancia que este atraviesa, fueron sembradas por primera vez hace aproximadamente 35 años. Estas poblaciones se alimentan de una comunidad muy abundante de macro invertebrados acuáticos como así artrópodos terrestres como, Saltamontes (Orthoptera), Orden que es de gran importancia en su alimento en ciertas épocas del año.

El arroyo tiene una extensión pescable de buena calidad de aproximadamente 4 km, ya que próximo a su cabecera presenta una salto de agua, que funciona como barrera para la dispersión de truchas aguas arriba del mismo. Sería lógico pensar que este salto podría ser una de las claves de la buena calidad de truchas, ya que  existen numerosos trabajos, incluso dos en Argentina, que demuestran el impacto que tienen las truchas en la fauna bentónica de los arroyos por lo que la cabecera podría estar funcionando como un reservorio de la calidad del alimento. Es por esto que personalmente no aconsejaría de ninguna manera la liberación de truchas aguas arriba de esta barrera natural.

En post de tener algún dato acerca de la recaptura de ejemplares a lo largo de la temporada (pasamos un gran número de días junto al Arroyo), es que iniciamos el marcado experimental de truchas. Utilizamos marcas construidas de forma casera (muy similares a las utilizadas en estudios científicos) que tuvieron muy buen resultado. Estas acciones iban a permitirnos conocer si la devolución de muchos ejemplares era efectiva constatando la recaptura del mismo y la efectividad de las marcas. Es importante aclarar que la captura y marcado no se realizó bajo ninguna metodología estandarizada en tiempo y forma.

Se tomaron determinadas medidas en post de asegurar el bienestar de los peces capturados. Una de ellas fue tratar de reducir el tiempo de pelea al máximo ayudándonos con el uso de red o copo de pesca, otra fue reducir al mínimo el tiempo en que el pez esta fuera del agua, de todas formas todas fueron fotografiadas junto a cada pescador. A primera instancia esto probaría que con un correcto manejo del pez la mayoría de los ejemplares sobrevivieron a las capturas. Sin duda sin un correcto estudio y con estos datos es imposible asegurar que todas las truchas sobreviven a todas las capturas, como así también que alguna murió a causa de la misma, pero si saber que al menos es muy probable que sobrevivan.

En cuanto a la conservación del curso de agua, en nuestras visitas al arroyo adoptamos como regla no pisar el cauce, de esta manera reducir al mínimo el impacto sobre el fondo y las especies que habitan y dependen de él. Esto no es difícil de cumplir ya que el arroyo es muy pequeño.

A lo largo de la temporada marcamos 30  truchas, de las cuales 17 fueron arco iris y 13  fontinalis. De las 30 truchas marcadas, el 50% se recapturó al menos una vez. Algunas de ellas fueron capturadas 5, 6 y hasta 8 veces en la temporada.

El promedio del largo de las truchas fue de 35.01 cm con una desviación estándar (σ) de 8.36.

Durante los meses mas frios, Junio a Septiembre este arroyo no fue pescado, llegada la primavera comenzaremos a visitarlo nuevamente hasta el proximo otoño, esperamos tener la satisfaccion de recapturar algunas de las truchas que fueron marcadas.

DISEÑOGRÁFICOYCOMUNICACIÓN D.G.ELEONORALILLOY | ELEONORALILLOY@GMAIL.COM