La Evolución Del Equipamiento, y De Los Fanáticos Del Equipamiento

Autor: Tom Reed - www.tomreedbooks.com.
Traducción: Gustavo Nahirñak. Extraído de la Revista Angling Trade (Sep. 2013 Pag. 36-38)

 La casa en la que vivo en Montana fue construida en 1908. Dudo que la caña de bamboo que encontré en el granero apenas la compré, sea tan vieja como ella, pero cuando la puse en mis manos, admirando los hilados de sus tramos y la textura de la madera, oliendo el mustio aroma de lo antiguo, pensando sobre el hombre quien escribió su nombre en el armario (donde la encontré), me pregunto dónde ha estado. En  qué ríos y corrientes? En qué tipo de automóvil fue transportada? Fue llevada alguna vez sobre el lomo de un caballo hacia destinos remotos de pesca? Ha estado en el Madison? En el Big Hole River de George Grant? En Yellowstone. O en el mismísimo río Yellowstone? Y me traslada hacia el pasado.

El equipamiento tiene la capacidad de hacer eso, inspirarnos sentimentalmente. Hacernos viajar en el tiempo, transportarnos a otro lugar o momento, trascender.Esta no es mi caña, y nunca lo será, aunque me pertenezca. Nunca he pescado con ella, pero solo haciéndolo sentiría como si fuera mía, y recordaré el lugar y el primer pez que capturé con ella. Mis propias cañas son diferentes, han sido sostenidas por mis manos en pesados y calurosos días, o zarandeadas como equipaje de mano en los aviones, en viajes hacia lugares en los que nunca estuve. Cuando miro esa caña que encontré en el polvoriento granero, pienso sobre como las cosas han cambiado y como a la vez, han permanecido igual.

 Lo que ha cambiado a lo largo del tiempo es el equipo. Uno de los primeros libros que he leído cuando era  un joven pescador fue el clásico de Ray Bergman “Trout” (trucha), publicado en 1938.

Bergman escribe sobre blandas cañas para pescar con húmedas, sobre líneas de seda y bamboo, sobre tecnologías evolucionando, como lo fue  el nylon para las líneas de mosca, y la fibra de vidrio para la construcción de cañas. En esos tiempos incluso se llamaban diferente. No EQUIPAMIENTO. Me pregunto qué pensaría Bergman si viera el equipamiento de hoy, nuestras varas de grafito y boron, si viera nuestro equipo especializado para cada ocasión y cada condición. Amo tener un porta equipos lleno, tanto como el tipo de al lado. Desde cañas Spey hasta  cañas pequeñas #1, líneas de hundimiento y de flote y weight forward y shootings, y reels large arbor. Pero algunas veces, pienso sobre aquellos simples días de porta moscas de cuero y cañas de bamboo.

 Mi primera caña fue una telescópica, aproximadamente de siete pies de largo con toda la acción que podrías esperar de ella, como si sacudieras en el aire una bandera con mástil de metal. Venía con un reel de recogido automático que te mataría del susto si accidentalmente golpearas el botón que recupera la línea. Nunca logré entender por qué alguien sintió que recoger la línea a mano fuera tan tortuoso, pero es una innovación que se fue tan rápido como vino. Me acuerdo cuando mi padre me entregó esa caña en la orilla de un rio en Colorado y me dijo, “ven, agazapado, lentamente, atrás de ese sauce y lanza esta mosca”. Recuerdo haber pescado un montón de Fontinalis ese día, haber caminado con botas altas de goma que traccionaban sobre el musgo tanto como patines sobre un techo de chapa a dos aguas...

Práctica. Paciencia. Presentación
Eso es lo que hace a un pescador

Tenía probablemente 10 años y ya estaba completamente enfermo con la pesca.

 De esa caña de acero, pasé a algo más ágil. Una de fibra de vidrio amarillo brillante de cuatro tramos, que era tan  “babosa” como una rama de aquel mismo sauce. Pensé que esa caña era bastante buena porque podes desarmar el reel seat y el grip, darlo vuelta, y convertirla en una caña de spinning. Tire muchas moscas con esa caña y para el momento en que estaba viajando de mochilero por lagos, como un  pre adolescente, había atrapado muchas truchas utilizando cucharitas, con la caña armada en “HARDWARE CHUCKER” (modo spinning).

El reel en ese momento era simple, con un freno de plástico y un sonido de CLICK. Pensaba que también eso era bastante bueno, tanto como la línea blanca brillante que era doble taper. Si usaba indicadores de pique, eran stickers autoadhesivos, los cuales se siguen haciendo. Para las moscas, aún no había nada como el  foam.

 Yo era un voraz lector de revistas de outdoor. En ese tiempo había publicadas varias en New York City, por lo que leí mucho acerca del grafito, una nueva innovación que te convertiría en el campeón de casteo. Entonces ahorré un poco de dinero. Puedo todavía acordarme de caminar entre las tiendas deportivas y comprar esa primera caña de grafito, una #4 de alrededor de 8 pies. Pensé que me hizo castear mejor, pero honestamente, yo practicaba un montón y eso fue lo que me hizo castear mejor. Práctica.

 Pero muy pronto, tuve que tener algo diferente. Algo mejor. Más caro, más liviano, más rápido. Tuve que tener la mejor línea que existiera, entonces cambie a una weight forward y entendí que podía castear un par de metros más lejos y tener mejor control. El reel se mantuvo más o menos igual, pero me compre otro, entonces tenía dos, cargando uno con línea de hundimiento para pescar con streamers. Y ahí fue cuando apareció el foam y empecé a atar escarabajos de foam y hormigas, y hoppers, y eso estaba  buenísimo también.  Las mismas cajas de moscas cambiaron de las viejas ranuras de  aluminio a las ordenaditas cajas con separadores, para luego pasar a  cajas con foam para clavar las moscas directamente ahí.

 Pero no todas las innovaciones fueron tan geniales. Me acuerdo de cuando empecé a atar en los nuevos anzuelos sin rebaba, que tenían una ranura extra o dos, justo en el punto antes de la curva. La idea era que esta ranura, teóricamente, mantendría al pez enganchado, pero sería mucho más fácil de liberar sin la rebaba. El problema resulto que era mucho más difícil conseguir una buena clavada y de todas formas, para empezar, cuán difícil es realmente aplastar la rebaba? Fue por eso que  estos anzuelos se quedaron en el camino.

 Las innovaciones de hoy, de hecho, mejoraron solo un poco el casteo de un buen pescador. Pero enfrentémoslo, no hay sustituto para la práctica, para la paciencia, para leer el agua. No importa si podes castear larguísimo y hacer doublé haul como un maestro, todavía tienes que corregir la línea y leer el agua, y evitar el drag.

 Existe una caña de mosca para cada ocasión, y como todo buen adicto a la pesca, soy un loco por el equipamiento. Yo compraría las grandes cañas para “BIG GAME”(grandes peces), las cañas spey y también las delicadas piezas de perfección. Hay un fabricante de cañas de bamboo detrás de las montañas, y un amigo cometió el error de prestarme una de sus cañas de bamboo un día. O yo cometí el error de tomarla prestada. Algún dia, me gustaría pensar que hay una caña de bamboo en mi futuro en vez de esa vieja caña que encontré. La fibra de vidrio ha resurgido. Mi caña favorita es de boron, pero, de nuevo, tengo una increíble caña liviana de grafito que uso para los arroyos más pequeños.  Tengo algunos reels large arbor, algunos a “click”, y algunos otros silenciosos…

 Un amigo mío solo pesca al estilo de la vieja escuela, con línea de seda, una vieja caña de bamboo y un clásico reel Ingles. Aun hoy bromeo con el cada vez que lo veo meterse al agua equipado a la antigua, usando el mejor, mas nuevo y más liviano wader que el dinero puede comprar.

 Pero el equipo por sí solo no te llevara a ningún lado, como tampoco el mejor guía del mundo pescara un pez para vos. Práctica, paciencia, presentación. Eso es lo que hace a un buen pescador. De todas formas, tener el mejor equipo es un tremendo detalle.

 

DISEÑOGRÁFICOYCOMUNICACIÓN D.G.ELEONORALILLOY | ELEONORALILLOY@GMAIL.COM