LOS ESTILOS EN EL FLY CASTING

La esencia y el estilo

Por: Exequiel Bustos

El estilo con el cuál una persona castea, muchas veces es fuente de confusión para el pescador que se encuentra en la primera etapa de aprendizaje, así como para algunos instructores. Existen tantos estilos como personas en el mundo, y si bien estos se pueden agrupar en algunas categorías según similitudes, la realidad nos dice que el estilo es la parte individual que cada uno aporta a una actividad. Podemos observar tenistas de elite como Sampras, Federer, Nadal,  Djokovic, entre otros, todos ellos número 1 del mundo, pero incluso nosotros sin ser tenistas, podemos darnos cuenta que todos tienen diferencias significativas en sus movimientos, o por lo menos a grandes rasgos.

Entonces, esto nos lleva a pensar que debemos concentrarnos en las semejanzas y no en sus diferencias. Concentrarnos en qué están haciendo y no cómo lo hacen. En el fly casting ocurre exactamente lo mismo. Grandes personalidades de la pesca con mosca como Mel Kgrieger expusieron a lo largo de los años este fenómeno.

A partir de esto vamos a definir dos partes que conforman un cast,  y lo haremos tal cual lo denominan Al Kyte y Gary Morgan en su artículo “Substance & Style” (Estilo y Esencia). En general la substancia la podemos definir como la serie de fenómenos físicos necesarios para lograr un buen cast. El estilo es el camino que cada uno toma para lograr ese fenómeno físico, y por lo tanto un buen cast.

Vamos a un ejemplo totalmente concreto: Por ahora tomemos como supuesto que para realizar una buen cast para un determinado momento de pesca, necesitamos realizar un recorrido recto de la punta de la caña con una aceleración adecuada. Esta es la acción que va a desencadenar el fenómeno físico deseado. Entonces, para un lanzamiento corto, un determinado pescador decide lograrlo con un pequeño movimiento de muñeca, pero otro lo hace manteniendo la muñeca fija, utilizando el brazo y desplazando el codo. En este caso ambos pueden realizar un movimiento recto de la punta de la caña para lograr un buen loop (Esencia) pero cada cual adopto su propia manera (estilo). Punto a parte, es el hecho de que en este caso, una de las dos maneras va a ser mas conveniente que la otra, por razones anatómicas y de eficiencia.

Todo esto trae un gran problema para quien comienza en la pesca con mosca, ya que: Cuál es mi estilo si nunca he casteado?.

Este es el momento en el cuál el alumno debe confiar en el criterio del instructor, y este último tener las variantes en su bolsa de trucos, para otorgar las herramientas necesarias para que el alumno se encuentre con su propio estilo lo antes posible. En este caso podremos adoptar el camino que el instructor nos está marcando, que según su criterio será el más sencillo.

  Con horas de práctica podremos pulir el movimiento necesario para lograr un buen cast pero aún más importante podremos entender la esencia de lo que estamos haciendo. Es por esto que Al Kyte y Gary Morgan en su artículo expresan: “La llave de una buen casteo no es el estilo; es un entendimiento de la física fundamental envuelta en él”.

Debemos entender esto de buena manera, ya que no significa que tenemos que convertirnos en físicos para poder castear y pescar. Nada más alejado de ello en mi opinión. Es simplemente saber cuáles son los fundamentos o los fenómenos envueltos en una buena performance, que nos permitirá pulir aún más la técnica con práctica.

Quizás en este momento, muchos estarán comprendiendo porque han visto exhibiciones de grandes casteadores, los cuales presentan grandes diferencias en sus movimientos. Y porque ambos logran los mismos resultados de distinta manera. Lo que es seguro, es que ambos están respetando la substancia física de lo que hay que hacer. 

Si ambos logran el resultado deseado: existe un estilo correcto o incorrecto?

Definitivamente pienso que no, pero seguramente deben existir maneras más simples o eficientes de llegar a lo mismo. Si usted posee una forma, que requiere mayor esfuerzo, pero aun así se siente cómodo, no hay nada que este mal en ello. En cambio, también podríamos evolucionar hasta adoptar otra manera mejor para nosotros mismos. Pero es un cambio lento que debe provenir de una adaptación propia y natural a nuestra morfología corporal.

Este proceso es llamado: “optimización propia” (self-optimizing). Es el proceso por el cual la persona tiende a "automejorar", seleccionando movimientos conscientes o inconscientes que parecen funcionar mejor para ellos. Es decir, que es posible que esa persona reciba la instrucción de su maestro o bien observar un video de casting, y cuando lo comience a realizar, indefectiblemente tenderá a la optimización propia del ejercicio. Esto será siempre válido y productivo mientras la caña siga efectuando el fenómeno físico necesario para esa situación.

 Es a través de este proceso que existen tantos estilos diferentes.  La mayoría de las veces cuando aprendemos, si bien optimizamos el movimiento para nosotros mismos, conservamos muchas de las características impartidas por el instructor, es de esta forma que hay casters con estilos muy similares. Lo fantástico es que nada es permanente, uno podría evolucionar su estilo durante toda la vida, logrando llegar a lo más práctico para nosotros.

Por todo esto, un buen consejo es que trate de entender los fundamentos físicos que rigen un buen cast. Qué necesitamos hacer con el cuerpo, qué se reflejara en la caña, y esto sucesivamente en la línea y mosca, y entender bien por qué. Entonces, a partir de bases claras, no hay que tener miedo de probar, soltarse, intentar distintas cosas, si respetamos los fundamentos del fly casting, luego de práctica quizás algún día encontremos nuestro propio estilo y se sentirá lo más cómodo que podría estar.

Si bien podrían existir miles de estilos, tantos como casters en el mundo, se los ha catalogado en algunos grupos generales según coincidencias en la posición del cuerpo, particularmente en el brazo. Los más conocidos son “codo adelantado”, “codo alto y al costado” y “codo abajo”. Pero esto requiere un artículo separado que nos explique en qué consiste cada uno y cuáles serían sus “ventajas” y “desventajas”. Espero que le haya gustado y le haya sido de utilidad para entender qué es lo que observamos cada vez que vemos a dos personas castear diferente, correcta y simultáneamente.

Nos vemos en el río.

DISEÑOGRÁFICOYCOMUNICACIÓN D.G.ELEONORALILLOY | ELEONORALILLOY@GMAIL.COM