Una joya Dorada en Salta

Pesca con mosca en el río Dorado y Juramento

Por: Exequiel Bustos

Como cada viaje de pesca a nuestros queridos dorados, comenzamos con toda la preparación con mucha ansiedad. Este viaje en grupo,  tenía como expectativa conocer las hermosas y cristalinas aguas del Río Dorado en Salta y además ponernos a prueba en las rápidas y exigentes aguas del río Juramento, con la esperanza de toparnos con alguno de sus monstruos.

En Salta estaría esperándonos Alejandro Haro y todo su equipo de Juramento Fly Fishing, el cuál a lo largo de los días logró hacer de esta experiencia algo superior. El programa sería pescar dos días el Dorado y un día el Juramento. Comenzando en el primero.


Una hermosa corzuela macho, cruzando el río ante nuestra presencia.

Para los que no hayan escuchado acerca del río Dorado, en mi apreciación es una joya que la naturaleza aún es capaz de otorgarnos, ubicada unos kilómetros del pueblo de “Las Lajitas”. Su pequeño y frágil tamaño, sus aguas cristalinas y prístinas, las grandes poblaciones de sábalos, bogas, mojarras y otras especies de forrajeros, el paisaje imponente de nuestra selva de Yungas, su vida salvaje que con algo de suerte permite  observar tapires, corzuelas, pumas, tucanes, pecaríes entre muchos otros animales, la presencia del “tigre de río” o dorado, que muchas veces permite pescarlos a vista, hace de este lugar algo totalmente increíble. Tanto como pescador como amante de la vida salvaje.

Seguramente la última descripción puede parecer algo exagerada, pero créame que no exagero en lo mínimo, quizás hasta minimizo algunas cosas porque sino le leería como una mentira. Si bien la vida me ha dado la oportunidad de pescar dorados por varios días, en ríos de agua cristalina de la selva Boliviana, el río Dorado logró deslumbrarme tanto como lo hicieron aquellos de la cuenca del Amazonas. Además, el hecho de tener esa sensación de pertenencia por estar en nuestro país, le agregó un condimento que me hizo disfrutar más cada momento de pesca.


Sábalos y algunas bogas en su rutina diaria

En el río Dorado la pesca se realiza vadeando, por su pequeño tamaño no existe otra forma de hacerlo. A lo largo del día se explora cada lugar  con la mayor sutileza posible tratando de evitar asustar a los astutos dorados.

El acceso diario al río se realiza atravesando unos 16 km de camino de 4x4 a través de la selva. La aventura comienza desde el primer momento.


Primera aproximación al río a través de las Yungas.

En cambio, el otro destino, el río Juramento, representa el  gran desafío para cualquier pescador con mosca apasionado, sus rápidas aguas, esquivos dorados y las grandes sorpresas que puede otorgar lo hacen un plan infaltable para el viaje. Este rio se flota, realizando derivas diarias de entre 30 km y 37 km.  El día de pesca comienza con base en el pueblo “el Tunal” a unas dos horas de Salta Capital. Este río es famoso por otorgar dorados de gran porte, con algo de suerte y mucha preparación por supuesto.

La Pesca

El río Dorado ofrece una de las pescas más finas que se puede practicar. La palabra “fina” no suele ligarse muy estrechamente con la pesca de dorados, en mi opinión es un gran error, sobre todo en un ambiente de este tipo. Cada grupo animal cumple su rol, generando un balance entre todas las especies que conviven. Un balance al cual cada uno está acostumbrado. Es por esto que la llegada de un factor externo como “nosotros” altera ese delicado balance, cambiando el comportamiento de todos los habitantes del río. Con nuestros ojos podemos percibirlo a medida que avanzamos, imagínense un depredador instintivo como el dorado.  Esta característica junto al tamaño y color de agua, ha hecho de esta experiencia una de las más finas, delicadas y exigentes de mi vida.

Se utilizan moscas más pequeñas y delicadas, con el fin de realizar el menor disturbio posible, aunque en algunas oportunidades pudé capturar algunos ejemplares con moscas comparables al del Paraná o Juramento, en tamaño y color. Esto corresponde al hábito cazador impredecible de estos hermosos animales.

La aproximación se convierte en un elemento fundamental a tener en cuenta, tratar de llegar al lugar de donde vamos a castear sin romper el balance que nombraba, es el primer objetivo a cumplir en mi opinión. El entendernos como un elemento no natural, que debe tomar su apostadero de caza sin alertar al resto de las especies es la clave.


Alejandro compartiendo el momento del primer dorado con mosca de Marcelo

El lanzamiento sería el próximo desafío a vencer, mientras más recursos técnicos a la hora de dejar la mosca donde y como uno quiere, incrementa exponencialmente las chances de conectar un dorado. Poder manejar lanzamientos cortos, largos, a hombro opuesto, con obstáculos por delante y por detrás manteniendo una buena presentación va a hacer que el día de pesca sea mucho más sencillo. Todo esto nos va a permitir utilizar equipos más livianos correctamente, por livianos para el dorado hablamos de un equipo #5 o #6. En mi caso utilice un equipo Aguas Claras G3 #6 y una línea “All rounder” de Orvis, con la cuál pude realizar buenas presentaciones y lanzamientos largos sin problemas. Utilizar equipos #8 es también aceptable simplemente  prestando un poco más de atención en la presentación.


Oscar con su primer dorado

El tamaño de captura en este sitio deja de ser un factor que importe, la belleza del lugar y el estilo de pesca a vista hace que cada dorado, sea del tamaño que sea, se merezca una foto, ya que el camino para llegar a él es siempre apasionante. Por supuesto los grandes ejemplares por su edad y tamaño suelen ser más esquivos a nuestras moscas, pero esto es solo un plus que nos puede otorgar este curso de agua.


Daniel y su primer dorado con mosca

Durante la estadía en este río, todos los integrantes del grupo pudimos pescar ambos días, siendo una experiencia inolvidable. Pescamos la mayor cantidad de tiempo con streamers imitando pequeños sábalos, mojarras o bagres, pero pudimos también tener algunas capturas con moscas secas que imitan ratas. La sutileza de algunos dorados para tomar estas moscas pondría celosas a las truchas más delicadas.

Para finalizar el viaje nos quedaba la flotada por el Juramento. Este río en mi opinión tiene una mística distinta, es un desafío que cada vez te deja un aprendizaje nuevo, una pesca que no admite errores en los momentos claves, una paciencia y perseverancia que  sería admirable que la tuviéramos en alguna otra cosa en la vida. Los lanzamientos nunca son suficientes, siempre se podría haber hecho uno más y mejor. Con "cabezones" que pueden estar acechando detrás de cada palo, listos para darnos un golpe grande de adrenalina.


Marcelo combatiendo con un hermoso dorado de un muy buen porte

El hecho de hacerlos que se muevan detrás de una mosca, desde sus apostaderos,  ya es un lujo que deberíamos valorar. Esos dorados no se van a mover fácilmente a cualquier cosa, si es que no está en tiempo y forma. Lograr la foto ya es un tema aparte, como grandes luchadores que son utilizan los recursos que tiene para defenderse. En este caso, es la presencia permanente de empalizadas. Estos son los lugares donde prefieren meterse una vez que están clavados, por lo que no sería fuera de lo común perder alguna “vaca” en los palos.

En primera instancia, mientras más lanzamientos buenos realizamos mayor serán las chanes de obtener un pique, pero luego lo difícil es estar atento al pique en cada uno de ellos. La sorpresa es moneda común en este tipo de pesca. Por todo esto representa una desafío muy lindo de encarar, que siempre nos dejara un nuevo aprendizaje.


Marcelo finalmente con su trofeo en la mano. Una hembra de unos 8 o 9 kg.

El día de flotada lo redondeamos en 13 piques en las dos balsas. Considerando que casi todo el grupo era la primera vez que flotaba un rio para pescar dorados, creo que fue un día muy bueno y que dejo buenos aprendizajes.  Tuve uno un poco más cerca de la foto, ya habiéndolo clavado y sacado de cualquier palo cerca, pero el juramento a través de un cable que no soporto los dientes del dorado, nos dijo que no. Así fue que termino este hermoso y productivo viaje de pesca.

La Preparación

Resulta recomendable una buena preparación, en todo sentido, antes de encarar un viaje de este tipo. Sobre todo si nunca hemos pescado con esos equipos y moscas grandes.  El lanzamiento debe ser practicado y ser dominado, para disfrutar más de la excursión. Saber y aplicar todos los ajustes mecánicos para un buen casteo con estas técnicas le ayudarán a lograr el éxito más fácilmente. Por otro lado, el buen balance entre caña, línea, leader es muy importante para minimizar el esfuerzo al mínimo posible.

Por ultimo todo lo que refiere al armado de nuestro equipo, moscas, cables de acero, nudos, nylon, leaders etc. En particular, creo que la fase de preparación es tan linda como la de pesca, uno comienza a armar sus equipos y moscas mientras sueña con el momento de encontrarse frente a frente con un amarillo. Una buena preparación va a ponernos a la altura de la circunstancia cuando llegue el momento pero además disfrutaremos de esa etapa en la que imaginamos como va a ser todo.


Tommo y yo,  exibiendo el regalo del día de su cumpleaños, que lo paso guiando.

Agradezco al excelente grupo que acompañe y pude disfrutar de su presenia, Oscar D´ambrosio, Daniel Naveda  y Marcelo Agustín. Además, a Alejandro y a todo excelente grupo de Juramento Fly Fishing por su hospitalidad y profesionalismo en todo momento. Y al amigo Tommo por su disposicion y hermosas fotos.

Para más información acerca de estas excursiones Click AQUI

DISEÑOGRÁFICOYCOMUNICACIÓN D.G.ELEONORALILLOY | ELEONORALILLOY@GMAIL.COM